Al entrar al inmenso despacho de Paco Marhuenda, en el edificio de La Razón, pude apreciar un olor a puro que pronto corroboré: estaba en trámites de terminar un Cohíba. Una mezcla de máquinas de escribir de todos los tiempos, libros y tortugas hacen el resto de su despacho. Entró y lo primero de lo que se percató fue en las barbas que Rafa, el fotógrafo, y yo compartíamos: “¿Todos en la revista la lleváis?”.

Marhuenda86

Detalle de una de las tortugas y máquinas de escribir de su despacho || Fotografía: Rafael Darwich

Colecciona máquinas de escribir.

Las máquinas de escribir para un periodista son bastante normales, los que sois más jóvenes no lo habéis vivido y tienen un punto romántico. Empecé a coleccionarlas y ha ido creciendo, es un recorrido desde el inicio de la máquina de escribir hasta que la propia máquina de escribir deja de tener su utilidad. Cuando empecé en las redacciones todavía había máquinas de escribir aunque eran eléctricas,no manuales, también hay alguna eléctrica por aquí.

También colecciona tortugas.

Lo de las tortugas fue una cosa divertida… en un cargo que ocupé como director de gabinete me encontré con que me dejaron el despacho sin nada, ni siquiera papeles y sólo había una tortuga abandonada y… me la quedé, las colecciono pero con la condición de que sean baratas.

Todo lo contrario que las máquinas de escribir.

Sí, esas son más caras. La tortuga más valiosa que tengo costó seis euros, no responde a una colección en el sentido estricto, es un divertimento. Lo que colecciono realmente son libros.

¿Antiguos?

No, libros que me interesen. No busco que un libro sea valioso, lo que me interesa del libro es el contenido. Tengo muchos de arte, historia, literatura, derecho…

Veo un tomo de una enciclopedia jurídica que yo también tengo y será de principios de los 50.

Ésta concretamente es de 1873, es la famosa Alcubilla, que comenzó en torno a 1850 y se remontó hasta 1954.

Considero al periodismo como un gran contrapoder, ¿y usted?

Creo que eso es una obsesión que tenemos los periodistas y distorsiona cuál es nuestro papel. Nosotros no tenemos que ser el cuarto poder. Los poderes del Estado son los que son: El ejecutivo, el legislativo y el judicial. Los periodistas debemos ser notarios de lo que sucede con la línea editorial que tiene cada medio. Me preocupa cuando los periodistas nos arrogamos la condición de un poder. Cada medio tiene su línea editorial, siempre que sean privados, ya que los públicos no tienen porqué tenerla más allá del concepto de servicio público. Ésto es un poco la idea de la transición donde los periodistas teníamos que estar en una trinchera en defensa de las libertades.

Marhuenda44 (1280x854)

Paco Marhuenda || Fotografía: Rafael Darwich

¿El periodismo de línea editorial es periodismo partidista?

Creo que confundimos libertad con asepsia, un periódico no es aséptico, esto no es un quirófano. En Estados Unidos todo el mundo sabe que el New York Times es progresista y que el Washington Post es conservador. En Francia se sabe que Le Figaro es conservador y Le Monde es socialista. Porque… ¿Quién decide lo que es bueno o malo?, ¿lo que es verdad o mentira? Es un poco el concepto que consagró el Tribunal Constitucional en busca de la veracidad. No se trata de periódico de partido, yo siempre digo que somos un periódico de derechas, a mucha honra, católicos, monárquicos y constitucionalistas. Lo que no puede hacer un periódico es ocultar información o manipularla y ésto es un periódico, sino tendríamos agencias de prensa que se dedicasen a volcar noticias con el texto corrido y sin titular. Creo que los periódicos deben tener línea editorial y la tienen todos.

¿No es una forma de automutilación?, le pongo el caso en que un gran periodista no pueda escribir en un determinado periódico por su ideología.

¿Por qué? Todo el mundo puede escribir.

¿Aunque no se esté de acuerdo con la línea editorial?

Hay otros periódicos… o sino que se compre un periódico para él solo. A veces planteamos cosas en las que nos equivocamos. Una cosa es opinión y otra la propia información. Tengo articulistas que son de izquierdas, otros de derechas y otros que no sé lo que son. Cada cual tiene su opinión y las informaciones las marca la propiedad del periódico y en su representación el director. El periodista no es el propietario del periódico y esto no es autogestionario, para eso ya teníamos a Liberation y por ello acabó mal y tuvo que buscar accionistas. ¿Es que acaso el periodista no tiene ideología?, ¿no va a votar en las elecciones? En España la idea de un periodista de izquierdas ha de ser mejor que la de un periodista de derechas. Aquí para ser políticamente correcto tienes que criticar a Rajoy y al PP, aunque al 28 por ciento de los españoles les parezca bien Rajoy. ¿Dónde está escrito que lo que diga un determinado periódico de izquierdas es lo acertado?

Marhuenda23-2 (1280x855)

Retrato y colección de máquinas de Paco Marhuenda || Fotografía: Rafael Darwich

Pedro J., supongo que por interés del momento, ha dicho algo así como que “el futuro del periodismo es el periodismo digital”.

Hace unos años decía lo contrario.

Por eso decía que por interés propio.

La verdad siempre está en el punto intermedio, las cosas no son o blancas o negras. Creo que los periódicos coexisten con los digitales, nosotros también tenemos un buen soporte digital. ¡Parece que mi buen amigo Pedro haya descubierto la pólvora y no es así! La Razón tiene una edición en papel, digital y formamos parte del mayor grupo de comunicación y editorial español que tiene radios, canales de televisión, editoriales, una universidad con una línea educativa; y el futuro pasa por esto. Cuando un hombre como Bezos, fundador y mayor accionista de Amazone, decide comprar el Washington Post será por algo, o cuando Carlos Slim decide tener una amplia participación en el New York Times también será por algo.

Sí, pero el Washington Post y el New York Times son periódicos americanos, vamos a centrarnos en los españoles. He leído que ABC, entre otros, ha tenido pérdidas millonarias este año.

Pero es diferente, lo que pasa es que se ha producido una confluencia de varias crisis, una crisis de modelo de negocio y una crisis económica brutal, y ésto ha hecho que se haya disminuido la venta de periódicos, esto, sí que es una realidad. Lo que vaya a suceder en el futuro depende de la capacidad que tengan los periódicos para ser atractivos. Los periodistas hemos de abandonar la soberbia de creernos el eje y el centro de todo, debemos pensar que tenemos un producto que se ha de vender porque si no te compran tienes un problema. Al final se tiene que plantear los productos periodísticos como un componente de producto comercial que hay que vender (lo compara con una película, y dice que “a lo mejor la película al director la parece maravillosa pero luego resulta que no lo es y no recauda lo suficiente”).

Marhuenda33-2 (1280x854)

Paco Marhuenda en su despacho || Fotografía: Rafael Darwich

Lo maravilloso, normalmente, es el precio… y los periódicos digitales son a costo cero.

El periodismo digital está bien y forma parte de nuestras patas de negocio pero también hay mucho amateurismo, mucha frivolidad, mucho de todo… hay bueno, pero también malo. Los grandes periódicos son empresas con una responsabilidad corporativa, con corresponsales etc, etc. Hemos de explicar a la sociedad que el gratis total no funciona porque alguien tiene que pagarlo. Los ingresos de publicidad no son suficientes para mantener los periódicos digitales, de hecho, el New York Times, con una facturación de 1500 millones de dólares sólo el diez por ciento es de publicidad.

Entonces, ¿el periodismo escrito no muere?

Yo creo que no va a morir o espero no verlo. Para que no muera el periodismo escrito tiene que ser atractivo, dinámico, tiene que ser moderno, tienes que coger la ola porque sino la coges te metes una castaña.

¿Estamos estancados o evolucionamos?

Creo que evolucionamos, también es verdad que la situación está distorsionada por la crisis. Veremos cuando la crisis esté completamente superada y volvamos a los índices de empleo del pasado para ver exactamente que sucede.

¿Paco Marhuenda es un personaje mediático?

No, yo soy periodista. Te conviertes en personaje mediático en la medida, como Pedro J, en función de tu responsabilidad profesional. Voy a tertulias y debates, entonces te conviertes en alguien conocido y a la gente le gusta la gente conocida. Nos saludan como a los escritores o a actores, dicho honestamente, pero sin tener esos niveles de fama. No me considero en el sentido negativo de personaje mediático pero sí que soy un personaje que está en los medios de comunicación.

¿Y un personaje conflictivo?

Defiendo en lo que creo, y es muy sencillo, aquellas cosas que defiendo representan como mínimo al treinta por ciento de los españoles, si esto se correspondiera con los periódicos que vendo La Razón sería el periódico más vendido de España. Hay cierta soberbia por parte de algunos sectores en pensar que si no dices lo que ellos quieren escuchar estás equivocado. Soy portavoz o altavoz de lo que piensa el espectro de centro-derecha, tenemos derecho a opinar. Aquí la idea del pensamiento único está muy arraigada a la izquierda. El PP y Ciudadanos han sacado el cuarenta y cuatro por ciento de los votos en España, el espectro centro-derecha tiene un peso que no está nada mal. Entiendo que es más guay ser progresista o de izquierdas, es mucho más atractivo incluso para el mundo intelectual, si eres escritor tienes que ser de izquierdas porque si no parece que no eres sensible socialmente. Si eres actor de cine tienes que ser de izquierdas aunque vivas como un millonario.

Marhuenda73 (1280x854)

Paco Marhuenda || Fotografía: Rafael Darwich

Tiene fama de facha.

Es un problema de ignorancia, la gente es ignorante. Me llaman facha“Pues hijo mío, coge un libro, vuelve a la universidad, estudia, aprende y ve qué es ser un facha”. Hay cosas que no diría nunca a nadie y ésta es una de ellas. Hay cosas que me sorprenden mucho, como que en este país la gente diga facha y luego parezca bien el comunismo, que es una de las mayores atrocidades del siglo XX. No hay un sólo país del mundo donde el comunismo haya gobernado y no haya cometido masacres brutales, lo mismo que el fascismo y nazismo. Soy profesor de universidad y me da la risa cuando me llaman facha, pues dígame lo que quiera… en este país la gente debería avanzar un poquito intelectualmente y precisar más. Jamás llamaría a nadie facha, porque los fascistas mataban. El que defienda en pleno siglo XXI el fascismo se lo tiene que hacer mirar.

Estuviste en juventudes de la UCD. ¿A qué rama pertenecías del partido?

Yo siempre he sido liberal. Es cierto que el ser liberal es un planteamiento donde todo el mundo lo es… pero ser liberal es mucho más.

¿Crees en Dios?

Sí.

Tengo entendido que los liberales, o al menos una amplia mayoría de ellos, no creen en Dios.

Los liberales creen en Dios, aun no pudiendo demostrar si Dios existe o no. Mi cuñado es científico y hay muchos premios Nobel que consideran que Dios sí existe. Te recuerdo que en el siglo XIX las revoluciones eran de creyentes, sólo una minoría muy escuálida no creía.

Eran revoluciones burguesas y no estaban muy de acuerdo con el clero y su status.

Pero… ¿qué es ser liberal? Porque claro liberal es ser de centro, el debate es liberalismo o socialdemocracia. Yo creo que no hay que confundir las creencias personales. Porque una persona puede ser muy de derechas y no ser creyente, es una solución personal y no tiene solución fácil. Creer en Dios y ser católico es una opción. El liberalismo no estaría prohibido por la Iglesia eso es cosa del pasado. Pero te niego la mayor al respecto, conozco muchos liberales creyentes y socialistas católicos. La fe cada cual la lleva como la interprete ya sabes aquello de “Dios no juzgues y no serás juzgado”. Soy muy respetuoso con las creencias de los demás porque pertenecen a la vida privada.

¿En qué Dios cree?

Creo en un único Dios, el católico.

¿Qué le diferencia del judío, el musulmán?

Lo que pasa es que son el mismo Dios interpretado de formas distintas, a partir de aquí entraríamos en una compleja disquisición. Recuerda que al final es el mismo Dios, en teoría, para judíos, cristianos y musulmanes. Son las religiones del libro, ese libro es la Biblia. Las tres grandes religiones monoteístas suponen una gran comunidad alrededor del mundo. Siempre digo lo mismo… la Iglesia es una obra de Dios dirigida por hombres. El problema es el hombre, como lo interpreta o decida.

¿El Estado y la Iglesia deben estar unidos?

Hay países que son así, como los países del norte que tantas veces se ponen de ejemplo. Éstos países recogen en sus constituciones la condición de religión oficial y esto no significa que no haya libertad religiosa. Aquí se confunden los términos, a veces, interesadamente. Hay una realidad y es que no se puede entender la historia de España y Europa sin el cristianismo. Sería de alienígenas, al margen de ser ateo o agnóstico, explicar nuestra historia sin tener en cuenta el cristianismo.

Marhuenda59 (1280x854)

Despacho de Paco Marhuenda || Fotografía: Rafael Darwich

Volviendo a la UCD, ¿era un partido tan fragmentado como luego se comprobó?

Yo era muy pequeñajo, estaba estudiando y bueno fue una etapa interesante, formaba parte de una experiencia vital distinta, pero a mi me resultó interesante. La UCD jugó un papel de relevancia en la transición, UCD es clave para que la transición fuera un éxito. No hubiera sido un éxito si la hubiera protagonizado Alianza Popular o el PSOE. Era una formación de centro donde se agrupó a gente desde el centro-izquierda hasta el centro-derecha. Confluyeron en una obra común y fue un gran acierto.

¿Ciudadanos se asemeja a UCD?

No, para nada. Tampoco hay que mirar hacia atrás. UCD agotó su escenario y la mayor parte de su gente acabó en el PP y han seguido allí muchísimos años. No hay que olvidar que AP, por aquel entonces, sacaba en torno a ocho o diez diputados.

La rémora del franquismo.

Pero bueno ya siendo la AP de Fraga sacaban más de cien diputados, no podemos estar en el año 2015 con la chorrada del franquismo. Vivimos en España que es uno de los países más avanzados del mundo. No entiendo como un sector de la izquierda se siente cómodo, a lo mejor sus padres o abuelos eran franquistas, lo mismo hay mucha gente que necesita matar a su padre o abuelo, matar entrecomillado. Mi familia no se enriqueció con el franquismo, eran comerciantes normales y gente sencilla. Aquí hay mucho hijo de franquista que necesita limpiar los pecados del pasado. Mi padre no era jefe de una unidad militar franquista entrando a sangre y fuego como gente que he conocido… Es un poco cansino, ¿no?

¿Sus raíces son totalmente catalanas?

Mis padres eran catalanes, mis abuelos valencianos y aragoneses, lo que se llamaban los territorios de la corona de Aragón. Mi padre era profundamente liberal y catalanista, con un profundo amor por Cataluña, su padre era valenciano y hablaba catalán y siempre hizo que mi padre aprendiera catalán en la época de la república. Me educaron en un mundo de respeto, de liberalismo, de apertura política, es por lo que en lo debates políticos me siento muy cómodo. Viví en un hogar donde mi padre tenía una amplia biblioteca y estaba todo absolutamente permitido. No me gusta la palabra tolerancia, prefiero respeto, tolerancia muestra una superioridad, si te tolero es porque me muestro superior a ti… me gusta la palabra respeto. Mis padres me enseñaron no a tolerar sino a respetar.

Has sido político y periodista. ¿Es difícil dejar cada faceta de la profesión cuando se ejerce la otra?

Eso es muy anglosajón. Es que este país tiene un punto de retroceso muy inquietante, por eso no me gusta el fútbol porque se es o de un color u otro. En Gran Bretaña o Estados Unidos dejas la políticas y te vas de retiro a la universidad o a dirigir un periódico y no pasa absolutamente nada. Los directores de periódico tienen ideología política. No hay que manipular, otra cosa es que me equivoque, cosa que hago muy a menudo, entonces pido disculpas. Me parece de absoluta normalidad estar en un cargo público dejarlo y luego realizar tu vida con normalidad. Se debe valorar si lo has hecho bien o no y nada más.

¿Alguna proposición indecente de vuelta a la política?

No, no tengo ningún interés. Cada etapa es cada etapa, además me he visto saciado en las dos cosas que más me interesan en la vida: el periodismo y ser profesor de universidad. Mi vida está muy encarrilada . No me gustaría ser presidente del gobierno o ministro, como les gustaría a otros.

Paco Marhuenda || Fotografía: Rafael Darwich

Paco Marhuenda || Fotografía: Rafael Darwich

¿Cómo ha cambiado Cataluña desde tu juventud hasta ahora?

Este es un tema que me entristece bastante, porque hemos asistido a una permanente manipulación de la historia. Se ha ideologizado a la gente y se ha intentado provocar la ruptura con el resto de España, además se ha hecho desde una perspectiva terrible dividiendo a familias y gente. En Cataluña eres menos catalán sino defiendes la verdad absoluta del nacionalismo. Me parece un escenario muy triste, Cataluña era una sociedad dinámica, progresista, al margen de ideologías, me refiero al progresismo sociológico, cultural, económico de los años ´70 y ´80. Ha tenido un retroceso enorme rayando el espectáculo absurdo del tema de la CUP a un empate imposible de entender. Más los problemas de corrupción que son algo repugnante.

Con Artur Mas el independentismo catalán llega a su mayor apogeo en la democracia. Pero lo hace con el mismo partido que no abogaba por una vía independentista con Jordi Pujol a la cabeza, ¿qué ha cambiado?

Siempre ha existido una base independentista en Cataluña, que ni la represión franquista pudo corregir. Mi padre y mi madre se sentían profundamente catalanes y hablaban catalán pero no eran independentistas, pero todo ha ido coexistiendo. El nacionalismo moderado de izquierdas o de derechas es muy transversal, es todo como un totum revolutum francamente complicado y todo ello ha ido aumentando fruto de los agravios que se han ido creando a través de los medios de comunicación. Pero sin lugar a dudas también son importantes los errores que hayan cometido los distintos gobiernos españoles que se han ido sucediendo. La gente al final vota y tiene su propia opinión, creo que o no han sido bien informados o han sido manipulados, y tenemos que aguantarnos.

Ahora Cataluña queda en manos de la CUP.

Eso sí que está totalmente abierto, el día dos vamos a ver que sucede, yo no soy capaz de encontrar una solución o una opinión certera de que va a suceder.

Hablando de encontrar soluciones… ¿Cómo quedaremos después de estos resultados en las elecciones generales?

De momento queda en manos de Pedro Sánchez formar una mayoría pero la gente que nos esté viendo (deformación contraída tras demasiados debates en la televisión) dirá, “¿una mayoría?”, “¿una mayoría de 89 diputados?”. ¿Esto es sólido?

En Alemania los dos grandes partidos se pusieron de acuerdo, aquí, al parecer, es imposible.

En España la oposición es muy radical, también se mezclan cuestiones personales por que Pedro Sánchez quiere ser presidente como sea, tiene demasiada ambición política y , sin embargo, en su partido no quieren que lo sea. Nos enfrentamos a un panorama lleno de interrogantes.

Paco Marhuenda || Fotografía: Rafael Darwich

Paco Marhuenda || Fotografía: Rafael Darwich

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]