Manuel Medrano: «No hago canciones para la tristeza»

La música sana. Cura, como ciertas palabras o algunas sonrisas. Esa es la lección que Manuel Medrano ha dejado a su paso por este encuentro, haciendo gala de la salud emocional que se respira en sus canciones. Este barítono, natural de Colombia, de 28 años y con una altura equiparable a la magnitud de su sonrisa nos recibe, alegre y risueño, en Warner Music.

Acaba de ganar dos Grammy Latino por una voz profunda y peculiar que, en directo, a golpe de guitarra y letras desgarradoras, envuelve el ambiente de pasión y energía. Sus letras hablan del amor y de la vida, sin miedo, sin tapujos, sin complejos. De la importancia de las pequeñas cosas, de los gestos pequeños en el día a día para nutrir la esencia de las relaciones. Para que el amor cure y no mate. Esa es su misión. Servir de vía de escape, de inspiración o de resurrección para aquellos que necesitan una dosis de confianza, de consuelo o de comprensión. Él, que ha vivido en su propia piel lo que cuenta y canta en sus canciones, solo quiere ser eso, un compañero.

Humilde y lleno de ilusión por lo que hace, Manuel Medrano juega con las cuerdas de la guitarra, tocando, de manera espontánea, algunas canciones y ritmos al azar. Eso que tienen los músicos de no poder resistirse a los encantos de un instrumento cuando lo tienen entre sus manos. Nos sentamos sobre el escenario de la sala, él se acomoda, deja la guitarra y espera entusiasmado la batería de preguntas.

Manuel Medrano tocando y cantando en directo || Fotografía: Paula Odene

Entrevista a Manuel Medrano

Lo primero de todo, enhorabuena por los dos Grammy Latino que has recibido. ¿Cómo te sientes, cómo ha sido la experiencia de recibir tres nominaciones y dos premios?

Increíble. Realmente me enorgullece un montón, son categorías muy importantes, tanto la de cantautor, porque es mi profesión, escribir canciones es lo que hago y es lo que más me gusta hacer. Entonces recibir este gramófono por eso fue increíble. Y por otro lado, la nominación al mejor nuevo artista tiene una connotación muy especial porque solamente te nominan una vez, entonces corrimos con la suerte de estar nominados además junto a grandes amigos y artistas, y realmente fue todo un honor para mí lograr estos dos galardones.

Es curioso, porque además el single con el que te has dado a conocer, Bajo el agua,  es un tema que compusiste hace casi 8 años.

Sí, me sorprende un montón porque fue una de las primeras canciones que escribí, y cuando empecé a escribir no tenía en mis planes ser un artista, grabar mi música… No estaba en mis planes. Sin embargo esta canción ha sabido colarse en todo y se ha conectado con la gente de una manera increíble, estuvo nominada a los Latin Grammy… Es monumental. Y esta mañana que me metí en mi Spotify vi que hicieron unas playlist de los artistas más escuchados del 2016 y estoy yo en esa lista con Bajo el agua entonces fue como… ¡Wow, qué es esto! (Risas)

¿Y cómo empezó todo? Porque he leído que te reglaron una guitarra a modo de castigo…

Sí, yo perdí un año de colegio y me dieron una guitarra. Y yo empecé a tocar, empecé a aprender guitarra y ahí se vinieron todas estas cosas increíbles… Pero sí, fue una coincidencia más que otra cosa.

Después empezaste a componer y a tocar en bares de Bogotá…

Sí, yo siempre viví en Bogotá, estudié ahí todo mi colegio, primaria, secundaria… Y cuando me gradué en el colegio empecé a tocar en bares pero hacía covers de otros artistas porque me parecía chévere, me parecía divertido y aparte me ganaba unos pesos, entonces, ¿por qué no? Luego ya empecé a escribir canciones y fue como un… Wow, tengo que hacerlo. Mientras tanto era la música solamente un hobby, pero cuando empecé a escribir canciones fue como: «esto es lo que yo quiero hacer con mi vida».

¿Y cómo es el salto luego? Grabas vídeos y los cuelgas…

Sí, grabé algunos vídeos acústicos para Youtube con amigos y de ahí como que me empezaron a conocer algunas personas, conocí a mi equipo de management gracias a esos vídeos… Y luego decidimos lanzar un disco, y con ese disco empezaron a pasar cosas gigantes. Principalmente lanzamos como independientes una canción que se llama Afuera del planeta; gracias a esa canción nos contactó Warner Music y enhorabuena que nos han dado todo el apoyo desde entonces. Y entonces lanzamos mi primer disco con el sello de Warner Music.

¿Y cuáles son tus proyectos de ahora en adelante? Porque tu carrera, como quien dice, recién comienza.

Sí, es nueva. Tenemos muchos proyectos, muchos sueños. Seguir tocando, seguir visitando países, seguir escribiendo canciones… Hacer muchas colaboraciones con diferentes artistas. Ya hemos hecho algunas que van a venir pronto.

¿Cuál sería tu sueño, lo más grande que podrías llegar a alcanzar para ti?

Mmmm, no sé. No me gusta ponerme límites con palabras. Creo que todos los días tengo sueños inmensos y, constantemente, también se están cumpliendo. Entonces siempre me gusta soñar mucho, ¿sabes? No limitarme a tener un solo sueño gigante. Pero entre muchos de estos sueños, ¿por qué no? Me gustaría hacer colaboraciones con artistas anglo; lograr en algún momento un Grammy anglo por mi música sería muy cool también.

Manuel Medrano durante la entrevista || Fotografía: Paula Odene

¿Cómo empezaste a componer? ¿Qué es lo que tú pretendes transmitir a través de tu música?

Yo empecé a escribir canciones de amor; bueno, hago canciones de amor. Yo siento que la música sana. Entonces intento imprimir un poco eso en mis letras, intento que mis letras curen a la gente esas heridas para las cuales no hay medicina, las emocionales. O que, en los momentos difíciles, encuentren como un refugio ahí en mi música para superar problemas, para curar heridas en el corazón… Todas estas cosas. Y creo que definitivamente ha funcionado un montón.

¿Te basas en historias personales para escribir?

Sí, cada letra de cada una de mis canciones la he vivido.

Al hilo de esto, uno de los mejores cantautores españoles, y que tal vez conozcas, Joaquín Sabina, dice en una de sus canciones que «lo malo de los artistas es que son masoquistas». ¿Crees que se prefiere escribir cuando se sufre por amor?

Mmm, no sé. Es raro. Yo creo que a mí me pasa lo contrario. Cuando estoy en depresión o cuando estoy un poco triste me cuesta mucho escribir lo que siento y no soy tan coherente. Pero, en cambio, cuando ya ha pasado un poco la extrema tristeza, o la extrema felicidad, tengo como más capacidad para expresarme de una mejor manera.

¿Es necesaria la tristeza o la nostalgia para ser un buen compositor? En España hay algo de  leyenda urbana sobre que los cantautores son gente triste.

¿Sí? (Risas) Yo tengo cierta fascinación con todas las emociones, debo confesar, y que si están en ti  es porque definitivamente las necesitas. Necesitas sentir un poco de tristeza, un poco de felicidad, un poco de calma… Un poco de todo. Entonces no hago canciones para la tristeza puntualmente, hago canciones para superar momentos difíciles que de pronto te pongan triste.

¿Sigues algún proceso específico a la hora de componer? Alguna manía o ritual…

No, debo confesar que para mí escribir una canción es como un regalo de Dios, entonces no tengo como esa capacidad para escribir canciones todos los días, espero alguna vez tenerla. Sin embargo, lo que hace especial para mí escribir es eso, por eso que tardo tanto. Tengo que esperar como ese momento de inspiración, como que siento algo entre el pecho y la espalda que me dice «¡hay que escribir ya!», e intento hacerlo. Pero no tengo ningún ritual, más que todo la comodidad de mi hogar, el silencio…

¿Tienes alguna anécdota de alguna canción que te haya salido así de repente?

Sí, una vez estaba en un proceso de mudanza y tardaron dos meses en entregarme mi apartamento. Y en esos dos meses me tocó mandar la casa como para todos lados, el perro para donde una amiga, el gato para donde mi mamá, mis cosas, mis guitarras… Y fueron dos meses en los que no toqué guitarra, no escribí nada, pues estaba como compartiendo un apartamento. Y, cuando por fin me pude mudar, como que no podía dormir y cogí la guitarra y le dije «no me acordaba de lo rico que era tocarte». Y es una frase de una canción, porque yo también me acordé de un idilio de amor que había pasado, y como que salió toda de golpe, así, de la nada. Y lloré mucho escribiendo esa canción, se llama La Distancia, es inédita, está en Youtube en vivo, me la piden mucho en los conciertos.

 ¿Qué consideras que es más importante en una canción, la letra o la música?

Mmm… Las dos, pero yo soy más de escribir. No soy músico, soy empírico en la música. Le tengo mucho respeto a eso, creo que escribo canciones con los tres acordes que me sé de la guitarra, para mí por eso precisamente viene a ser un poco más importante la letra. Pero sí, es todo. En artistas como Michael Jackson o muchos artistas anglos, cuando eres niño y no hablas inglés pues lo que más te conecta de la música es precisamente eso, la música.

¿Cuáles son tus referentes, en quién te has inspirado para llegar a ser quien eres hoy como músico?

¡Uf, en muchos artistas! Yo diría que toda la música que he escuchado, ha influenciado mucho en ser el músico que soy. Hay mucho de toda esa música en mis canciones y mis letras. Pero, en particular, desde muy niño tuve una fascinación tremenda por los cantautores, y por eso quise hacer este proyecto como solista.

¿Y qué música escucha entonces Manuel Medrano?

Hoy en día escucho de todo. Puedo empezar el día escuchando The Weeknd y terminar escuchando Drake o J Balvin, por ejemplo. Pero de toda la vida en mi casa cuando era niño escuchaba Leonardo Fabio o Leo Dan, y ya cuando empecé a tocar la guitarra escuchaba Silvio Rodríguez, Chico Buarque…

¿Cómo es ser cantautor en un momento en que la tendencia general de la música latina parecen ser estilos más cercanos al pop y al reguetón? Porque la canción de autor va más allá, pretende decir algo más.

Bueno yo la verdad es que soy fan de toda la música y de todos los artistas, creo que toda la música es trascendental y necesaria, no solo la música del cantautor. No le doy más valor a unos que a otros, yo sé todo lo que hay detrás del proceso de escribir una canción, grabarla, promocionarla, ir a tocarla en vivo… Entonces es muy valioso todo eso, ¿sabes? Sin embargo, a lo mejor si tuviera el talento para hacer otra cosa… No sé, estaría haciendo otro género, pero hago lo que está en mí y particularmente también me gusta, siento que soy diferente, ¿sabes? Y eso me gusta.

También me quiero reflejar como algo nuevo, entonces de ahí el nombre del género, por eso lo bauticé como «pop fundido». Y el pop fundido es eso. Creo que me habría parecido egoísta de mi parte denominar mi música de alguna manera concreta, porque he cogido toda la música para hacer la mía. Entonces también quise salirme un poco de las casillas, porque hoy en día siento que toda la música es fusión, y la mía no es la excepción a eso, pero no quise abusar de la palabra. También viene a ser una sátira a esa guerra de géneros que a veces existe, de que si escuchas un género posiblemente no escuchas otro. Y no, creo que la música latina siempre ha sido una música para todos. Entonces eso es el pop fundido, como una música para todos y un género nuevo de la música.

Manuel Medrano durante la entrevista || Fotografía: Paula Odene

Ahora has estado en España para promocionar tu disco, ¿cómo está siendo la promoción y la acogida? ¿Te está gustando España?

Sí, me ha gustado mucho. Me encanta España, la comida, la gente… La ciudad es increíble. Siento mucha afinidad con el público español y con toda la gente que he conocido… Como que ha habido mucho clic. Espero en serio volver muchas veces (¿Tienes pensado volver pronto?) Sí, tenemos pensado hacer un concierto a principios de año, para febrero o marzo.

¿Cómo ha sido la colaboración con Vanesa Martín?

Muy especial, me siento muy agradecido por esa invitación y porque me haya abierto ese espacio en su canción. Ella hizo toda la canción, la letra, la música… Yo solo hice un pequeño aporte poniendo mi voz en alguno de sus versos y le gustó. No nos conocíamos, pero me fascinó su voz cuando Warner me hizo la propuesta, y ella había escuchado algo mío y le había llamado la atención también mi tono de voz. Y enhorabuena que a toda la gente le ha gustado mucho la colaboración, y creo que no se lo esperaban.

¿Cuál canción es la que más te ha marcado como artista y como persona?

Mm, no sé, varias. Hay una que se llama Cotidiano de Chico Buarque que me encanta, y hoy por hoy, como del anglo, The Weeknd está haciendo unas cosas loquísimas que me gustan mucho.

¿A qué te hubiera gustado dedicarse si no fueras músico?

Siempre me ha gustado mucho el arte, pintar, dibujar, el diseño… En el colegio dibujaba muy bien, luego la música ha ocupado todo.

¿Cómo te gustaría verte dentro de 10 años?

Feliz, millonario y cantando, haciendo mi música. (Risas)

Y, ya para finalizar esta entrevista, muchas gracias por tu este tiempo, ¿cuál es la frase que define tu vida? Una frase o cita que te haya marcado.

Muchas gracias a ustedes, la pasé muy bien. «Creer en uno mismo», esa es la frase que realmente hizo todo en mí. Cuando yo empecé a creer en mí, empecé a hacer todo lo que quería.

Manuel Medrano durante la entrevista || Fotografía: Paula Odene