A lo largo de los siglos, son muchos los cuerdos que han sido tachados como chiflados y viceversa. Hay una delgada línea que separa la locura de la genialidad, una leve chispa que puede mostrar  la más exacta de las lógicas humanas o deformar la realidad hasta lo grotesco. Finas líneas que dividen lo correcto de lo incorrecto, forjadas a lo largo de los siglos según los dictados del deber ser. ¿Quién decide los límites de la calzada del camino de la luz respecto las sombras del lado oscuro de lo no aceptado? Efectivamente, nadie. Todos tenemos el derecho (e incluso la obligación) de poder perder la cabeza por nuestros propios sentidos. Esos límites son las puertas de nuestra mente: El Circo de los Horrores, Manicomio.

El espectáculo circense vuelve a Madrid y celebra 10 años sobre los escenarios. Tras haber recorrido durante varios meses América Latina y Europa regresan a España con su producción más aplaudida: Manicomio. El escenario de Puerta del Ángel, en la Casa de Campo, se transforma en una institución mental del siglo XVIII destinada a llamar la atención del visitante que se deja llevar con el ritmo, la velocidad y la sorpresa de un ambiente único. Un espectáculo para toda la familia donde se recorren los pasillos de la mente.

Escenario Circo de los Horrores. Manicomio. Casa ce Campo Madrid

Escenario Circo de los Horrores. Manicomio. || Fuente: www.circodeloshorrores.com

Espectáculo fresco, diálogos renovados y público protagonista

Se abren las puertas. Suenan voces y gritos. Una pléyade de enfermeros nos guían a nuestros asientos. Empieza el tratamiento de choque. En el escenario, los residentes de este sanitario, donde la demencia disfruta de la rutina a ojos de los visitantes, sentados en sus butacas con la expectativa de conocer lo que ocurre tras las rejas de la no ficción. Nosferatu es nuestro anfitrión, un personaje icónico lleno de carisma, que con su honestidad brutal y presencia bajo los focos, hará de hilo conductor a una historia de dementes y sanos dando un baño de realidad sobre nuestros propios miedos.

Malabares y acrobacias en Manicomio - Circo de los Horrores

Malabares y acrobacias en Manicomio. || Fuente: www.circodeloshorrores.com

La deformación de los sentidos (especialmente las continuas e subliminales referencias a la locura) se entremezcla con una cuidada escenografía que salta de lo electrónico a lo onírico (de Matrix a Alicia en el País de las Maravillas) con una facilidad pasmosa. Los muros del manicomio y los visitantes se  entremezclan con acrobacias imposibles, malabaristas musicales, trapecistas increíbles, bellas contorsionistas, espectaculares saltimbanquis y habilidosos equilibristas. Un elenco que recoge la gran tradición circense y que se ha actualizado satisfactoriamente, más allá de las actuales polémicas animalistas bajo el foco de las tres pistas. Un regalo visual más allá de los múltiples taquicardias que ofrece.

El Circo de los Horrores se está renovando continuamente y el guion  se muestra fresco, dinámico, lleno de energía, buscando la complicidad del público en todos los monólogos e interpretaciones de sus actores, gracias a la continua participación de la grada y a la existencia de múltiples referencias de a la actualidad. Cada perla histriónica de humor es un zumo ácido de locura que baña los sólidos estereotipos sociales sobre los que vivimos. Profunda e irreverente, responsable e irrespetuosa, mordaz pero equilibrada. El chiste fácil sobre un océano de matices a observar.

Circo, manicomio y cabaret antes del Apocalipsis de 2018

Manicomio, nace de la inabarcable mente de un Suso Silva, Premio Nacional de Circo 2003 con una vida entera dedicada a su profesión y arte, pletórico en la dirección y la interpretación. Una licuadora de creatividad que rebosa a los asistentes y que satisface tanto a crítica como a público.  La fusión de teatro; por la existencia de guion y línea argumental; circo, la semilla del espectáculo que nos rodea; y cabaret, la provocación necesaria para abrir ciertos poros del alma que tratamos de subyugar; da como resultado una compañía artística de muchos quilates que no deja de asombrar a propios y extraños. No se pueden poner barreras al campo y por ello, el propio Silva está preparando una nueva performance llamada Apocalipsis que se incluirá dentro de la agenda del grupo a partir de 2018 y que se suma al rico mundo sensorial del propio Silva.

Los actores interactúan con el público. Manicomio - Circo de los Horrores

Los actores interactúan con el público. || Fuente: www.circodeloshorrores.com

Circo, manicomio, cabaret, apocalipsis. Una evolución natural de las profundidades de la mente humana y un chispazo a las necesidades de provocación y exaltación que todos tenemos en nuestro día a día para naufragar de la realidad. La locura de evadirse en las casi dos horas y media de espectáculo, la genialidad de conseguirlo, la belleza de romper todas las líneas que separan la cordura de la hilaridad, el placer de permitir a los instintos ser lazarillo de nuestra rutina y sueños…. Esto es el Manicomio de los Horrores: «un lugar donde no son todos los que están, ni están todos los que son».

Send this to a friend