Chan-Wook Park: La venganza en un plano frío

escrito por

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp
Share on email
Share on telegram

Cuando se habla de cine asiático Japón suele ser el primer referente. Si bien es cierto que el mercado del cine nipón es realmente inmenso, en especial con el estallido de popularidad del anime en los últimos años, este no es el único país de Asia cuyo cine es aclamado por toda la crítica internacional. Corea del Sur nos ofrece un suculento plantel de directores cuyo arte ha traspasado las barreras culturales para formar parte de occidente. Un ejemplo reciente es la sensacional “Snowpiercer” de Bong Joon-ho, una coproducción entre Corea del Sur y Estados Unidos.

De entre todos los cineastas surcoreanos destacados por la crítica especializada, uno de los más interesantes es Chan-Wook Park. Este comenzó su andadura en el cine en 1992 con “Moon Is The Sun’s Dream”, sin embargo no obtuvo un notable éxito comercial hasta la llegada en el año 2000 de “Joint Security Area”, que le catapultó directamente al estrellato. En 2012 estrenó la que es a día de hoy su última película, “Stoker”, que fue producida por los mismísimos hermanos Ridley y Tony Scott, a pesar de que este último falleció antes de comenzar el rodaje.

De toda la filmografía de Park destacan, por encima de las demás, aquellas que forman parte de la llamada Trilogía de la Venganza. Tres filmes que están unidos por mera casualidad, por simple temática. Tres puntos de vista, un mismo concepto: la venganza. Y es que ese es el único hilo conductor entre las tres películas, que ofrecen diferentes versiones sobre la vendetta.

Ha-kyun Shin en «Sympathy for Mr. Vengeance», 2002

La primera de ellas es “Sympathy for Mr. Vengeance”, estrenada en 2002. Encasillada dentro de la nueva ola de cine negro y con tintes muy similares a las películas del japonés Takeshi Kitano, esta película nos muestra la venganza desde los ojos de un joven sordomudo de pelo verde: Ryu. Por avatares del destino toda la trama se tuerce, complicando aún más la difícil vida de Ryu y su hermana, que necesita urgentemente un trasplante de riñón. La película destaca por un guión intrincado y cargado de giros. Unos planos fijos dotan a las escenas de una tensión con la que los amantes del thriller disfrutarán a lo grande.

Un año más tarde se estrenó “Oldboy”, basada en el manga homónimo. Es sin duda la película más exitosa de la trilogía, que tuvo un remake a la americana en 2013. Con una arriesgada estética y una ambientación opresiva, esta película se abre ante el espectador como una historia de brutalidad. El concepto de venganza en esta cinta nada tiene que ver con su predecesora. Mientras que en la primera la acción se desarrollaba con lentitud, esta nos brinda violencia sin límites en prácticamente todo el metraje. Visualmente es una delicia, con una estética deslumbrante bajo la luz de los neones. Cabe destacar la fabulosa actuación de Min-sik Choi, que está soberbio en su papel protagonista como Oh Dae-su, un hombre que es secuestrado durante 15 años sin ningún motivo aparente y busca venganza.

Min-sik Choi en «Oldboy», 2003

La tercera, pero no menos importante, es “Sympathy for Lady Vengeance” de 2005. Al contrario que las anteriores, esta es una película que se aleja del trabajo habitual de Park. La venganza esta vez no es algo improvisado, sino un ingenioso plan muy elaborado y urdido a la perfección por la protagonista: Geum-ja. Personaje que recuerda a Lady Snowblood, una femme fatale al más puro estilo de Meiko Kaji. La trama cuenta con la firma del director: giros inesperados que darán la vuelta a toda la historia y un trabajo de fotografía excelente y muy vistoso.

Yeong-ae Lee en «Sympathy for Lady Vengeance», 2005

El dolor es patente en las tres películas. Es el sentimiento que une a todos los protagonistas y que da vida a sus historias de violencia. Tres testimonios sobre el lado más inhumano de las personas. La tortura como búsqueda de la redención, la estupefacción ante el dolor obtenido frente al provocado, el remordimiento tras haberte convertido en la quimera que querías destruir. Esas son las crónicas de las tres películas. Tres historias que están abocadas, desde el principio, a tener un fin turbio para todos los personajes principales. Una trilogía fantástica de principio a fin que enamorará a los seguidores del thriller.

Suscríbete a nuestra newsletter

¿QUIERES APOYAR A LE MIAU NOIR?

Share on facebook
Facebook
Share on twitter
Twitter
Share on linkedin
LinkedIn
Share on whatsapp
WhatsApp
Share on email
Email
Share on telegram
Telegram

CONTINÚA LA LECTURA...

El arte de contar historias: ¿Por qué las series le están ganando la batalla al cine?
En la ceremonia de los Oscar de 1973 Marlon Brando ganaba su segunda estatuilla gracias a su magistral...
Cuando la música le planta cara al miedo
Hay canciones que quitan el miedo. Al igual que existen canciones para días tristes, canciones que suben...
Feria Estampa 2021: revitalizar el mercado del arte
Tras la Feria ARCO celebrada el pasado mes de marzo de 2020 ha trascurrido más de un año en el que el...

EL AUTOR DEL TEXTO

Dejar un comentario

Al utilizar este formulario, acepta que este sitio web almacene y maneje sus datos.

El mundo no es fácil y aunque estamos en contra de ponerle puertas al campo nos vienen obligando a avisarte de que utilizamos cookies (no de las de comer, aunque nos pese) de las propias y de las de terceros con el objetivo de recopilar datos para después poder mostrar publicidad. Si quieres, puedes leer el resto de texto, aunque te recomendamos que mejor leas un artículo. Acepto Leer más

Política de cookies