Para entender el mundo de alguien como Canserbero, es preciso conocer acerca de lo que hay detrás de sus letras. Es preciso indagar en la persona que conoció la muerte a través de la marcha de sus familiares cuando él contaba con una corta edad y cómo esos casos le llevaron a escribir álbumes como Muerte, en continuación a su disco Vida.

Si se tiene en cuenta ese factor y una infancia complicada en su Venezuela natal, se puede hablar de Canserbero como uno de los liricistas más completos que ha conocido el mundo del rap latinoamericano. Alguien que con sus letras ha hablado sobre la política, la hipocresía, la sinceridad o el enamoramiento desde un prisma de lo más particular y siempre sin pelos en la lengua.

Canserbero

Canserbero, el poeta maldito || Fuente: Youtube

Las diferentes caras de la muerte

Aunque su disco Vida lo llevó a convertirse en un rapero conocido con canciones como «Pensando en ti», una gran parte de su fama se la debe al disco Muerte, continuación del anterior álbum.

Como si fuera un proceso lógico de la vida —nacer y morir— en el álbum se respira constantemente esa sensación de ahogo, la presencia de la dama oscura en cada tema que se sucede en el disco, e incluso, también se habla de la misma desde disímiles prismas. Desde la abertura del disco con un tema como «C’est la mort» se deja entrever el mensaje que planea dar el artista con un álbum como este, y es una temática que se mantiene en varias de las canciones.

Prueba de las diferentes perspectivas que ofrece sobre la muerte se pueden comprobar en canciones como «De mi muerte». Tomando el papel de un confidente ante otra persona, Canserbero va relatando las palabras que otorgaba esa otra persona cuando él hablaba de los malos actos que estaba cometiendo.

Cuando el protagonista de la canción se ve con fuerza suficiente como para emprender una nueva vida gracias a los consejos de aquella sabia persona, se da cuenta de que todo lo que parecía un sueño, en realidad era cierto: él estaba muerto y ya no podría hablar a nadie de aquellas experiencias.

De la misma manera, el papel de la muerte se torna también en el fin de una relación. En «Maquiavélico», un Canserbero nostálgico relata momentos con alguien y la realidad de cómo se siente actualmente. Finalmente termina su reflexión dejando claro lo que supone el fin de una relación: la muerte de la misma.

Canserbero

El rapero Canserbero || Fuente: Youtube

En «Es épico» existen dos temas a tener en cuenta: la muerte, y algo en lo que destacaba mucho el artista venezolano, el freestyle. La situación es la de una persona que por ajustes de cuentas acaba muriendo y yendo al infierno. En esa situación, el protagonista de la canción reta a Satanás a una batalla de gallos con el fin de conseguir el indulto y poder salir de allí, teniendo por contra la posible muerte de su padre si él acaba perdiendo la batalla.

A lo largo de la canción podemos observar no solo unas reflexiones curiosas sobre la honradez en algunos personajes públicos o la deuda que uno puede pagar por la venganza, también podemos observar los diferentes tonos que emplea Canserbero dependiendo de si ejerce el rol de un protagonista humano, o del mismo demonio.

Sobre el mundo en general

Aunque la máxima protagonista de este álbum sea la muerte, el rapero venezolano aprovecha la misma para hablar del comportamiento del ser humano.

Prueba de ello es la canción titulada «Mundo de piedra». Dividida en tres partes en un mismo tema, la canción nos sitúa en tres historias ocurridas en una misma noche, con una misma familia en un barrio de Caracas. En dicho tema se habla de celos, de infidelidad, del consumo de drogas o de los ajustes de cuentas, todo dotado de la ambientación cruda y oscura que merece el tema.

Canserbero no se corta en hablar de situaciones como el hampa venezolana en la canción «Llovía», del día a día y sus dificultades en «Un día en el barrio» o de la hipocresía a través de uno de sus himnos, «Jeremías 17:15».

El fin de una leyenda

Por desgracia, el mundo no pudo disfrutar lo suficiente de Canserbero. Con una muerte que tiene varias teorías detrás, el rapero venezolano dejó un legado con 26 años de grandes canciones y muchos lo consideran uno de los grandes exponentes del hip-hop latino.

Su música sigue sonando a lo largo de todo el planeta y no fueron pocos los que lamentaron su muerte, pero como él mismo se encargaba de citar a Gabriel García Márquez en la canción «El primer trago»: «no se muere quien se va, solo se muere al que se olvida».

[responsivevoice voice="Spanish Female" buttontext="Escuchar"] A button to read only the text surrounded by these shortcodes. [/responsivevoice]